Artículos con temática de explosión

by James
bomba nuclear

¿Qué hay detrás de las explosiones nucleares?15

Difícilmente nos olvidaremos tanto del poder como de la capacidad de destrucción que conlleva el uso de una bomba nuclear. Aunque no conozcamos la forma en la que funcionan ni hayamos estudiado nada sobre su tecnología, hay imágenes que se habrán quedado en nuestra memoria de aquel histórico 6 de agosto de 1945, día en el que Estados Unidos hizo uso de ellas en combate, y que terminó en la destrucción de las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

Después de ver la distintiva nube en forma de hongo, por su detonación a poca altitud sobre la superficie, podemos comprender por qué estas armas son catalogadas como “armas de destrucción masiva”. Lo que sucede es que se realiza una división en los núcleos de los átomos, procedimiento conocido como “fisión nuclear”, y se desata una reacción nuclear en cadena. Existen diferentes tipos de bombas, dependiendo del “isótopo” que se utilice al hacerlas, esto es, podrían ser bombas de uranio, bombas de plutonio, de hidrógeno o de neutrones. Sin embargo, el común denominador es que todas estas son armas con el potencial de acabar con ciudades enteras y tener consecuencias posteriores a ese evento que cambiarían la vida de cualquier ser vivo.

Mucho se ha discutido sobre la utilidad y la conveniencia de que exista la energía nuclear y que se siga haciendo investigación en torno a ella. Con frecuencia, personas expertas en el tema se preguntan por la necesidad de seguir elaborando en torno a una tecnología que potencialmente podría acabar con una gran parte del planeta en el que vivimos. Es decir, ¿estaremos contribuyendo a construir, con base en nuestro conocimiento y con la idea de la “evolución” en términos económicos y políticos, un arma que nos va a destruir?

Lo cierto es que las bombas nucleares, y las imágenes de estas, también han sido utilizadas por personas alrededor del mundo que buscan luchar por la paz, trabajar por la igualdad de derechos humanos y recordar que, al final, el mundo en el que vivimos todas y todos es el mismo, por más que insistamos en hablar de “fronteras” y “límites” que no existen en la realidad. Una bomba nuclear podría ser también el símbolo que nos recuerde todo aquello que hemos hecho mal como humanidad, y las consecuencias que ha tenido.

Increíble que podamos pensar en que, al momento de la histórica detonación de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, los científicos que estaban a cargo de la tarea se hubieran felicitado y reído como si hubieran logrado un objetivo esperadísimo para la humanidad, pudiendo tomar consciencia de lo que habían hecho poco tiempo después.

En solo algunos segundos, habían acabado con toda presencia de vida en ambas ciudades. Poco después de esas explosiones, Japón se rindió. Se cree que en la explosión de Hiroshima murieron entre 50,000 y 100,000 personas, y que la ciudad quedó absolutamente devastada en un área de 10 km2, al menos. La explosión, sin embargo, se pudo sentir a más de 60 km de distancia. El calor provocado por la bomba, además, provocó que se iniciaran incendios que duraron más de tres días alrededor de la zona cero. Consecuencias, todas estas, del ego que padecemos como humanidad.

You may also like

Leave a Comment